Saltar al contenido
Juguete Educativo

Juguetes educativos para niños de 1 a 2 años

Juguetes educativos para niños de 1 a 2 años
Los dos primeros años de vida tienen un gran impacto en el posterior desarrollo de los niños. A esta corta edad la capacidad de aprendizaje es mucho más aguda que en un niño con un crecimiento establecido. Es necesario crear un entorno que favorezca su desarrollo durante esta etapa, ya que adquirirá aptitudes básicas que le ayudarán a progresar en futuras fases. Por esa razón, los juguetes educativos para niños de 1 a 2 años juegan un papel importante, ya que con ellos podremos estimular el desarrollo cognitivo y psicomotriz desde edades tempranas. En este artículo encontrarás información para la correcta elección de juguetes didácticos para niños de 1 a 2 años. ¡Sigue leyendo si quieres aprender más sobre las herramientas que ayudarán al desarrollo del pequeño de la familia!

Juguetes para la estimulación temprana de niños de un año

Muchas veces habremos escuchado que los niños son como esponjas ya que tienen una gran facilidad para absorber nuevos conocimientos y habilidades. Esta facultad puede ser potenciada aún más si desde edades muy tempranas les facilitamos juguetes educativos que estimulen su desarrollo. A continuación te mostramos una clasificación de los juegos didácticos que mejor se adaptan a las necesidades de aprendizaje de los niños de un año.

🚶 Juguetes para aprender a andar 🚶

Alrededor de los 12 meses del bebé es cuando le veremos dar sus primeros pasos. Sin duda este será uno de los avances más visibles en nuestro pequeño. Durante esta etapa es bueno que el niño cuente con varios juguetes que le servirán, además de para divertirse, como herramienta para desarrollar las habilidades necesarias para aprender a andar de forma independiente. Con ellos podrá mejorar su sentido del equilibrio y a controlar su postura erguida, la coordinación y la psicomotricidad.

Balancines

Es de sobra conocido el gusto de los niños pequeños por el balanceo. Desde neonatos se divierten y relajan mientras se les mece en brazos o con el contoneo de las hamacas para bebé. Por ello, no debe ser una sorpresa cuando alrededor del año de vida comiencen a entusiasmarse con los balancines. La mayoría de estos juguetes tienen forma de caballo, por lo cual también se les conoce como caballo balancín, aunque pueden tener forma de otros animales. Algunos de ellos cuentan con funciones adicionales como sonidos pregrabados que sorprenderán positivamente a los niños. Aunque también pueden estar construidos en plástico, los balancines de madera son los más populares. Dentro de ellos, últimamente están ganando mucha popularidad aquellos que simulan ser un caballo de verdad incorporando fibras a modo de pelo y sillas de montar de diferentes texturas. A nivel de seguridad es importante fijarse en la edad recomendada por el fabricante. Además, debemos tener en cuenta que los balancines con respaldo aportan un grado extra de seguridad a los más pequeños y les ayuda a controlar una postura erguida.

Correpasillos

El correpasillos es un juguete con ruedas que permite al niño perfeccionar su habilidad para caminar. Es ideal para que los pequeños que ya tienen cierto sentido del equilibrio y son capaces de estabilizar su cuerpo con ayuda de algún sustento, consigan dar sus primeros pasos. Para los pequeños que tienen entre 10 y 16 meses el correpasillos básico es el más recomendable. Con él los niños podrán comenzar la marcha al mismo tiempo que lo empuja. Muchos de estos correpasillos educativos cuentan con funciones y actividades adicionales como sonidos musicales al pulsar teclas o juegos encajables. Esto favorecerá al desarrollo de otras capacidades de nuestro hijo como la psicomotricidad fina o la coordinación mano-ojo. Otra opción muy interesante son los correpasillos con forma de triciclo. Al igual que en el básico, el niño podrá tratar de caminar mientras lo empuja pero también le permitirá pedalear sentado lo que ayudará en algo tan importante en esta etapa como es el fortalecimiento de sus piernas. Los correpasillos con forma de coches o motos  son otra alternativa. En ellos el niño podrá sentarse e impulsarse con los pies, algo que le brindará mucha diversión al tiempo que hace ejercicio. Este tipo de correpasillos debe ser utilizado bajo vigilancia y en zonas que no cuenten con pendientes.

Juguetes de arrastre

Los juguetes de arrastre son un magnífico regalo para los niños que ya han aprendido a caminar ya que les invita a seguir practicando la marcha, algo muy importante para que perfeccionen su forma de andar y mejoren su coordinación. Existen varios tipos de juguetes de arrastre, algunos cuentan una agarradera en la parte posterior que permite al niño empujarlo por atrás. Entre los de este tipo, los que tienen forma de carro suelen ser los favoritos de los niños, ya que les permite transportar sus muñecos, pelotas y demás bártulos de una habitación a otra.
Juguetes de arrastre
Por otra parte, están aquellos que tienen una cuerda en su parte frontal. Están pensados para que el pequeño tire de él, por lo que es una actividad muy efectiva para aprender a controlar la distancia o señalar el lugar al que se dirigen. En cuanto a los materiales, los juguetes de arrastre de madera suelen tener muy buena aceptación. En el mercado también podemos encontrar arrastres de plástico que, en la mayoría de los casos, incorporan algún tipo de estímulo como muñecos que emiten sonidos o se mueven al ser trasladado de un sitio a otro.

💬 Juguetes educativos para aprender a hablar 💬

A continuación te mostramos una lista de los juguetes para el desarrollo del habla en los niños. ¡Sigue leyendo si quieres conocer cueles son los mejores regalos para empezar a hablar, los beneficios de cada juego y como pueden ayudar a estimular el lenguaje de tu hijo!

Teléfonos de juguete 📞📱

Los juguetes con forma teléfono nos permiten aprovechar las ganas que tienen los niños de imitar a los adultos. Gracias a ellos veremos como los pequeños se divierten mientras se llevan el juguete a la oreja y tratan de comunicarse con su interlocutor imaginario. En el mercado podemos encontrar teléfonos infantiles con forma de móvil. La mayoría de ellos incorporan sonidos que permitirán al pequeño adquirir vocabulario y a desarrollar su sentido auditivo. Por su parte, los teléfonos para niños con forma clásica, suelen incluir un pequeño centro de actividades. Con ellos el niño podrá comenzar a aprender los números, colores o animales.

Micrófonos 🎤

Los micrófonos infantiles son una herramienta muy efectiva para estimular el habla en los más pequeños. Este juguete cuenta con la opción de grabar al niño mientras trata de decir sus primeras palabras, lo cual le permitirá acostumbrarse a escuchar su propia voz. La mayoría de estos micrófonos para niños también tienen un reproductor de canciones infantiles tradicionales como “palmitas palmitas”, “cinco lobitos”, etc. que permiten que el pequeño aprenda nuevas palabras.

Libros interactivos 📕

Otra alternativa muy interesante son los libros interactivos para niños. Estos libros suelen tener temáticas sencillas de forma que al presionarlos emiten los sonidos de animales, las letras, etc. También podemos encontrarnos algunos libros musicales que permitirán a los pequeños escuchar sus canciones favoritas al mismo tiempo que las siguen con ilustraciones relacionadas.

Muñecas y peluches

Los muñecos y los peluches son otros de los juguetes que ayudan a fomentar la comunicación de los más pequeños. Los juguetes afectivos, como las muñecas parlanchinas, permiten que los niños traten de dirigirse a ellos para expresarles de forma directa sus sentimientos.

Otros juguetes didácticos para niños de un año

Juguetes musicales 🎼🎺

Los juguetes musicales son una de las mejores opciones si queremos centrarnos en el aprendizaje de los más pequeños. La música puede ser una herramienta muy útil para el desarrollo cognitivo puesto que estimula la actividad cerebral, algo tan importante en esta etapa. Del mismo modo, las melodías son de gran ayuda en la mejora de la memoria, la atención y la concentración. Los juguetes con forma de instrumentos musicales, como los xilófonos infantiles, permiten que los pequeños desarrollen su creatividad y sentido auditivo, mejoren su psicomotricidad fina y gruesa.

Juguetes de apilar y encajar

Otra opción para estimular el aprendizaje de los niños es mediante los juegos de apilar y encajar. Los primeros favorecen al desarrollo de la creatividad, puesto que los peques podrán dar rienda suelta a su imaginación para tratar de hacer pequeñas construcciones. También ayudan en la mejora de la coordinación mano-ojo y la visión espacial. Dentro de los juguetes de este tipo, las bolsas de bloques de construcción son una de las variantes más populares.
Juguete encajable didáctico
Por su parte, los juguetes de ensamblar permiten que los niños se familiaricen con las formas y colores al mismo tiempo que tratan de resolver pequeños problemas de lógica. Algunos ejemplos de juguetes apilables para niños de un año, son los cubos con agujeros para que los niños introduzcan las piezas con diferentes formas geométricas o los puzzles de dos piezas.

Volantes

Los volantes infantiles son un regalo muy divertido para los más pequeños, ya que suelen incorporar un pequeño centro de actividades con muchos modos de juego que hacen que los niños nunca se aburran. A nivel educativo, los volantes de juguete permiten que nuestro hijo comprenda la relación causa-efecto, mejore su coordinación corporal y estimule su imaginación adentrándose en los juegos simbólicos.

Los mejores juguetes educativos para niños de dos años

La mayoría de los juguetes para niños de un año que te mostramos anteriormente, siguen siendo válidos a los dos años si seleccionamos las versiones que añaden un componente extra de complejidad. Sin embargo, no queremos perder la oportunidad de mostrarte los juguetes educativos que no deben faltar en la habitación de un peque de dos años para que se divierta aprendiendo.

Juegos de plastilina

La plastilina es una herramienta didáctica muy efectiva en el desarrollo de los más pequeños. Por ello está ampliamente extendida entre los profesores que no dudan en incluir las manualidades con plastilina en el colegio y, dado que aporta grandes beneficios al aprendizaje de los niños, también debería estar presente en los hogares de nuestros hijos. Además de ser una actividad muy divertida para los peques, la realización de figuras de plastilina supone un gran estímulo para la creatividad de los niños, ya que con este tipo de juego libre podrán modelar todo lo que se les pasa por la imaginación. La psicomotricidad fina es otra de las habilidades que se desarrollan al jugar con la plastilina. Gracias a ella los niños aumentan su destreza con las manos, algo que posteriormente les ayudará a la hora de aprender a escribir. A nivel psicológico, la plastilina favorece la concentración, la relajación y mejora de la autoestima. Aunque en el mercado existe una gran variedad de juguetes de plastilina, una alternativa muy interesante es hacerla en casa. Además de ser económica y estar elaborada con materiales naturales, podremos contar con la ayuda de nuestros hijos durante su realización. ¡Si quieres aprender a hacer plastilina casera no te pierdas este vídeo!
A la hora de regalar este juego, una opción muy buena son los packs y maletines de plastilina Play Doh, ya que además del material incorporan varios accesorios, como moldes y herramientas, muy divertidos para los niños.

Laberintos de alambre

Los laberintos de alambre son una forma de introducir de forma divertida a los más pequeños en la resolución de problemas. Están fabricados en madera y cuentan con piezas ensartadas para que los niños puedan moverlas de un lado a otro. Este tipo de laberintos de cuentas son de gran utilidad para fomentar las capacidades espaciales de nuestros hijos, así como para mejorar la habilidad manual e iniciarse en el cálculo mental.

Puzzles infantiles

Los dos años de edad es un buen momento para iniciar a los más pequeños en la elaboración de sus primeros rompecabezas. Este maravilloso juego aporta multitud de beneficios para el desarrollo de los niños. Gracias a los puzzles, los peques potencian su memoria visual y la psicomotricidad fina. Del mismo modo, también les ayuda en el desarrollo de la inteligencia espacial y de las habilidades matemáticas. A la hora de comprar un puzzle para un niño de dos años debemos tener en cuenta su complejidad. Recomendamos empezar con puzzles de pocas piezas y de tamaño grande para posteriormente ir aumentando el grado de dificultad a medida que el pequeño es capaz de completarlos. Un buen ejemplo son los puzzles encajables de madera, ya que además de tener una textura agradable para los niños, cuentan con divertidas temáticas como frutas o animales. Otra buena opción son los puzzles progresivos. Están compuestos por diferentes rompecabezas que van incrementando su número de piezas. De esta forma podemos observar cual es el que mejor se adapta a nuestro hijo y facilitarle juegos más avanzados a medida que los va completando.

Juguetes de martillo

Los juguetes de martillo también son una magnífica herramienta educativa durante esta etapa. Gracias a ellos podemos potenciar la estimulación sensorial y rítmica de los peques y aumentar la coordinación entre manos y ojos. También aportan grandes beneficios a la hora de comprender la relación causa-efecto y al desarrollo psicomotriz.

Bicicletas sin pedales para niños

Las bicicletas sin pedales son una buena forma para que los peques empiecen a aprender a andar en bicicleta. Al contrario de las tradicionales con ruedines, las bicis sin pedales permiten que el niño adquiera equilibrio de forma natural, algo fundamental para cuando se decida a dar el paso a una bicicleta con pedales.

¿Qué son capaces de hacer los niños de 1 y 2 años?

Todos sabemos que durante esta etapa nuestros hijos adquirirán nuevas habilidades que nos brindarán momentos imborrables de nuestra memoria. ¿Como nos vamos a olvidar de la primera vez que dijo “mamá” o “papá”? Tampoco queremos perder la oportunidad de sacarle una foto o hacerle un vídeo mientras trata de dar sus primeros pasos. Sin embargo, el desarrollo de estas y otras habilidades puede manifestarse de diferente forma en cada niño. Es importante conocer lo que por norma general los pequeños saben hacer a una determinada edad, ya que de esta forma podremos llevar un seguimiento de su correcto desarrollo. Además, las diferentes fases de aprendizaje del niño también son determinantes a la hora de elegir los juguetes didácticos que mejor se adaptan a sus necesidades. Por todo esto, antes de comprar juguetes educativos para niños de 1 a 2 años creemos que es importante que conozcas los indicadores del desarrollo en estas edades.

¿Qué sabe hacer un niño de 1 año?

A continuación te mostramos una guía de las cosas que la mayoría de los niños son capaces de realizar a partir de los 12 meses. A nivel social y emocional
  • Se pone nervioso y actúa con timidez en presencia de personas que no conoce.
  • Llora cuando mamá o papá se van.
  • Repite acciones o sonidos para llamar la atención.
  • Ayuda a vestirse levantando los brazos y las piernas.
  • Participa en juegos como “cucú” o de dar palmadas.
A nivel de habla y comunicación
  • Comprende cuando se le pide que realice acciones sencillas: dar un juguete, dar un beso, etc.
  • Sabe expresarse con gestos simples como responder “sí” o “no” con la cabeza o mover la mano para decir “adiós”.
  • Emite sonidos con cambios de entonación similares al habla normal.
  • Es capaz de decir palabras cortas como “mamá”, “papá” o exclamaciones como “oh oh”.
  • Intenta repetir las palabras que escucha.
A nivel cognitivo
  • Inspecciona los objetos de diferentes maneras: sacudiéndolos, golpeándolos o tirándolos.
  • Mira hacia las cosas u objetos que se le nombran.
  • Copia gestos.
  • Empieza a asociar los objetos con su uso. Por ejemplo, se cepilla el pelo o bebe de un vaso.
  • Suelta las cosas sin necesidad de ayuda.
  • Atiende a ordenes sencillas como “recoge el juguete”.
A nivel psicomotriz y de desarrollo físico
  • Logra ponerse de pie y caminar ayudándose de las paredes o muebles.
  • Puede dar algunos pasos sin necesidad de apoyarse.
  • Es capaz de sentarse sin ayuda.

¿Qué sabe hacer un niño de 2 años?

En este listado encontrarás las acciones que, por norma general, son capaces de realizar los niños a partir de los dos años. A nivel social y emocional
  • Le hace ilusión estar con otros niños
  • Se comporta de manera desafiante haciendo lo que se le dice que no haga.
  • Comienza a incluir a otros niños en juegos como correr o perseguirse.
  • Muestra cada vez un mayor grado de independencia.
  • Trata de imitar ciertos comportamientos de las personas adultas.
A nivel de habla y comunicación
  • Es capaz de decir frases de 3 o 4 palabras.
  • Reconoce los nombres de las personas, partes del cuerpo, etc.
  • Repite las palabras que escucha en otras conversaciones.
  • Indica dónde están los objetos o personas que alguien le menciona.
A nivel cognitivo
  • Comienza a clasificar objetos en función de sus formas y colores.
  • Es capaz de seguir instrucciones de dos pasos como por ejemplo “guarda ese libro y coge otro”.
  • Logra construir torres de 4 o más bloques.
  • Completa rimas y frases de los cuentos que conoce.
  • Nombra las ilustraciones de los libros. Por ejemplo, gato, pájaro o perro en los libros de animales.
A nivel psicomotriz y de desarrollo físico
  • Es capaz de ponerse de puntillas
  • Comienza a correr
  • Es capaz de trepar y bajar de muebles sin ayuda.
  • Sabe golpear un balón con el pie.
  • Consigue hacer dibujos sencillos como líneas o círculos.
  • Con la mano es capaz de tirar la pelota por encima del hombro.
  • Sabe subir y bajar escaleras con ayuda.

¿Qué aprenden los niños de 1 y 2 años?

Durante esta etapa los niños pueden aprender y desarrollar una gran cantidad de habilidades motoras y de comunicación. Poco a poco iremos viendo como cada vez consiguen un mejor control de su cuerpo. Al mismo tiempo, nos percataremos de que el pequeño se hace entender con mayor facilidad. Estos dos aspectos son seguramente en los que más fácil es percatarse de los avances del menor. Sin embargo, en esta fase también se producen avances muy destacables a nivel cognitivo. Veremos como progresan a nivel de memoria y razonamiento lógico, lo que les llevará a empezar a resolver problemas sencillos. La creatividad de los niños será otra de las áreas en la que observaremos una notable evolución. Paulatinamente veremos como cada vez más disfrutan de las pinturas y los lápices de colores para poder dar rienda suelta a su imaginación. Otra cuestión en la que debemos reparar es que durante esta etapa los pequeños empiezan a imitar a los adultos. Esto no brinda momentos muy divertidos y permite que los niños aprendan un sinfín de cosas positivas. Sin embargo, se debe tener sumo cuidado con las acciones que se realizan frente a los niños de esta edad. Es importante recordar que están en proceso de visualizar para poder imitar y todo lo que aprenda en este momento lo podrá hacer de forma recurrente, incluso las acciones negativas. ¡No olvides tener en cuenta todos estos aspectos a la hora de elegir los juguetes educativos para niños de 1 a 2 años!